La maja desnuda de Goya

1024px-Maja_desnuda_(museo_del_Prado)Francisco de Goya, La maja desnuda, 1795-1800, óleo sobre lienzo, 98 x 191 cm, museo del Prado (Madrid, España) (foto Wikipedia en dominio público)

Otras “Venus” son distantes y uno las contempla como a hurtadillas.  Aquí la imponente maja se da cuenta de su presencia y le devuelve la mirada.

No se queda tiesa como una modelo cualquiera, aburrida o ensimismada. Se pone cómoda. Se estira sobre el diván, como para tomar posesión de su territorio, y mira al espectador con una expresión de curiosidad: el espectador es, a su vez, un contemplado, casi un escrutado. ¿Qué piensa ella? Parece que le da la bienvenida, pero condicionada. Algunos críticos incluso la ven demasiado fría como para ser la voluptuosa figura de un sueño erotico.

Aquí está una de las primeras Venus, la de Giorgione. Duerme.

Giorgione_-_Sleeping_Venus_-_Google_Art_Project_2Venus dormida de Giorgione, hacia 1507-1510 (foto Wikipedia en dominio público)

La famosa Venus Rokeby de Velázquez tampoco se da cuenta del espectador intruso:

RokebyVenusLa Rokeby Venus de Diego Velázquez, 1647–51 Galeria nacional de Londres (foto Wikipedia en dominio público)

Ninguna provoca como la maja. Levanta los brazos para exponer sus sensuales pechos en un alarde de desvergüenza.   No sorprende que al pintor le pidiera explicaciones la Inquisición, o que incluso, en los tiempos recientes de Franco, la maja fuera censurada.

Misterios

La maja desnuda es de las más célebres pinturas de Goya, no solo por su poder erótico. ¿Es un retrato? Entonces, ¿quién es la lujuriosa modelo? ¿Fue una mujer que no debía posar así? ¿Fue la duquesa de Alba? ¿Cómo fueron las relaciones entre el pintor y la modelo? El corcel de la imaginación fácilmente se desboca y corre….

Y hay otro misterio. ¿Quién encargó la obra? Aunque por esa época en España soplaban aires liberales, un desnudo como la maja seguía siendo escandaloso. ¿Quién pudo pedir a Goya que lo pintara y dónde iba a colgarlo?

¿Fue la duquesa de Alba su musa?

Vamos por partes. No es probable que Francisco de Goya y la duquesa tuvieran relaciones íntimas, aunque a Goya le hubiese gustado. Pocos hombres poseían una imaginación tan prodigiosa y un lenguaje pictórico para representarla.

Cuando un buen día la duquesa entró en su estudio y le pidió coquetamente que le aplicara su maquillaje, “que le pintara la cara”, Goya estuvo embelesado y cedió a su juego como un adolescente aturdido. Pero, con 48 años, ya no era un mozo, y estaba sordo como una piedra. Describió encantado y algo jactancioso el incidente en una carta a su amigo. Pero fue la única y última vez que mencionó a la duquesa por escrito.

Pintó su retrato el año siguiente. La gran dama se llamaba María Teresa Cayetana de Silva Alvarez de Toledo, XIII duquesa de Alba de Tormes.

Goya duchess whiteCayetana de Silva-Álvarez de Toledo, retratada por Goya en 1795 (foto Wikipedia en dominio público)

Y dos años más tarde, cuando la duquesa se había enviudado,  le hizo este otro:

Goya alba blackCayetana de Silva-Álvarez de Toledo, retratada por Goya en 1797 (foto Wikipdia en dominio público)

La leyenda se nutre con la época en que Goya realizó este retrato. La duquesa le invitó a residir en su finca de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) mientras trabajaba. Por aquellos años Goya hizo muchos dibujos de mujeres que a veces se parecen a su bella anfitriona.

Duquesa_de_Alba_peinandoseLa duquesa de Alba peinándose, 1796-1797, Francisco de Goya, Biblioteca Nacional de España (foto Wikipedia en dominio público).
Mujer_desnuda_con_un_espejo_(Goya)Mujer desnuda mirándose al espejo, del Álbum B (foto Wikipedia en dominio público)

¿Quiénes eran las mujeres de sus dibujos? Ya que Goya no conocía a gente de Cádiz, tal vez las encontrara en una casa de citas. Pero solo son conjeturas. De hecho, ni siquiera se sabe la fecha de estos dibujos o si estaban relacionados con su estancia en casa de la duquesa. Fueron encontrados años después de la muerte de Goya.

A juzgar por dos pinturas de la duquesa, su ama de llaves, su ahijada, y el niño de su mayordomo, sí que Goya disfrutó de cierta intimidad en su casa.

La_duquesa_de_Alba_y_la_BeataLa Duquesa de Alba y la ‘Beata’, 33 × 27.7cm Museo del Prado (foto Wikipedia en dominio público)

¿Pintó la maja desnuda entonces?

No hay datos al respeto. Posó ella? Las caras no se parecen mucho a las de la duquesa.

white duchess faceblack duchess faceFragmentos de las caras de los dos retratos de la duquesa
maja desnuda facemaja vestida faceFragmentos de las caras de de las Majas

La duquesa tenía fama de liberal, caprichosa y coqueta. Pero cuando Goya la retrató en su casa de Sanlúcar, estaba de luto. Además, convivía con muchas personas, incluido un primo muy cercano, que había ido a acompañarla en esa temporada tan difícil. No parece ni el lugar ni el momento para una frivolidad. Ella sin duda respetaba a Goya y le fascinaba la magia de su talento, pero nada más. Por la sordera del genio ni pudieron tener una conversación normal.

Goya se pasó

Probablemente, dando rienda suelta a su fantasía y vanidad, Goya se pasó, y mucho, al añadir su firma al segundo retrato de la duquesa. Trazó la frase “Solo Goya” en la arena a los pies de la viuda y le hace señalar las palabras con su dedo, como mostrando su admiración o incluso su amor hacia el artista. Es más, Goya colocó en la mano una sortija con el nombre de los dos, manifestando una relación sentimental.

solo goya black duchess

Es fácil de imaginar que la duquesa, lejos de aprobar tal impropiedad, la rechazara de lleno. Al fin y al cabo, el retrato recordaba el luto por su recién fallecido marido, y aún si hubiera tenido una «aventurita» con su pintor y quisiera proclamarla, esta pintura no era el lugar apropiado. De hecho, cuando apareció entre los bienes de Godoy, ya estaba borrada la palabra “Solo”.  Posiblemente a la duquesa el retrato le diera hasta vergüenza.

¿Quién encargó la maja desnuda, si no la duquesa?

Tanto la maja desnuda como la maja vestida fueron descubiertas entre los bienes del poderoso ministro Manuel Godoy después de su salida de España en 1808; y se supone que fue él quien las encargó a Goya.   Godoy tenía una colección de pinturas, incluida la Venus de Velázquez, en su gabinete privado.

Se ha especulado con la posibilidad de que la modelo fuese su amante Pepita Tudó. Su cara tiene algo de parecido con la de la maja desnuda, y un poco más con la de la vestida. Pero tampoco demasiado, teniendo en cuenta la facilidad de Goya en conseguir un parecido.

pepita tudoPepita Tudó por Guillermo Ducker, Museo Lázaro Galdiano de Madrid (foto Wikipedia en dominio público)

Un estudioso, sin embargo, ha afirmado que Godoy no hizo el encargo de las obras sino que las compró a los herederos de la duquesa de Alba después de su muerte en 1802. Ella las hubiera encargado en 1797, cuando Goya estaba en su casa de Sanlúcar. Pero la mayoría de los expertos rechaza la teoría por falta de pruebas.

Y ¿la maja vestida?

1024px-Maja_vestida_(Prado)La maja vestida, 1800-1807, óleo sobre lienzo, 95 x 190 cm, museo del Prado, Madrid (foto Wikipedia en dominio público)

No se sabe casi nada de esta obra, aparte de su simultánea aparición con la maja desnuda, en la colección de Godoy en 1808. Aunque no hay duda de que el autor fue Goya, la obra es de calidad muy inferior a la de su «hermana» la desnuda, en la que evidentemente se basa. ¿Fue idea de Godoy de exponer una versión con ropa al lado de la desnuda con objeto de hacer las delicias de un contraste en plan destape? En tal caso asombra tanta vulgaridad.

Fuentes

La duquesa de Alba–«musa» de Goya.  El mito y la historia. Manuel B. Mena Márques y Gudrun Mühle-Maurer, edición Museo del Prado, Madrid

Obra pictórica completa de Goya, con introducción y notas de Rita de Angelis. Clásicos del arte, Noguer-Rizzoli ediciones, Barcelona, 1974.

Cartas a Martín Zapater de Francisco de Goya, Mercedes Águeda y Xavier de Salas. Ediciones Istmo, S.A., 2003

Goya.   Robert Hughes.  Alfred A. Knopf, New York, 2003

 

 

 

..

 

 

 

Esta entrada fue publicada en arte, escultura, Goya, grandes maestros, pinturas famosas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La maja desnuda de Goya

  1. flor dijo:

    porque no firman y aclaran quien se toma el tiempo para escribir semejante texto, muy lindo todo pero no me sirve para mi análisis académico si no puedo citar.

    Me gusta

    • 100swallows dijo:

      flor: No soy experto en Goya, por lo que mi nombre no aportaría nada de peso a su análisis académico. El artículo está escrito simplemente para informar, fruto de mi propria investigación. Me alegro de que lo encuentre «lindo» e interesante. Un saludo de 100swallows

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s